Según empieza... así acaba...

Las personas somos muy predecibles, sobre todo cuando intentamos poner nuestra integridad a salvo. Me explico... Recurrimos a una serie de estrategias como adelanto de nuestra siguiente acción. De este modo, preparamos a la otra persona para lo que se le avecina.

Frases tales como...

"¡No te preocupes!..." significa que algo grave ha pasado.
"Tengo que hablar contigo" es sinónimo de "Estoy embarazada" (y no me lo esperaba) o "Quiero romper contigo".
"¿Puedes hablar?"implica una necesidad de declarar sentimientos amorosos.

Pero hay una que es de las más grandes y que deriva en unas calabazas tan grandes como la copa de un pino... Suelen empezar con amplio número de adjetivos positivos y acabando en "pero"... "Eres maravillosa/o. La mejor persona que conozco. Eres preciosa/o. Inteligente..." y cuando han terminado de echarte mil flores es cuando sueltan el.. "PEROOOOOO... (no puede ser)". ¡Qué manera de alargar la agonía por Dios!

Son tópicos que por alguna razón se han ido heredando de padres a hijos y extendiéndose cual epidemia. Están ahí para ser usados y preparar al otro interlocutor sobre lo que viene después. Está en nuestra mano emplearlos para prevenir una subida de tensión o infarto ante una noticia o bien, para permitir que una persona agonice ante un fracaso ;)




Palabras de... una princesa* [Escuchando "Elbow"]

3 comentarios:

Moona dijo...

¡Qué cierto! Me pregunto si deberíamos actuar de otra manera o no. ¿Cómo se tomaría el interlocutor que fuéramos directos al grano, sin algodones?, especialmente en la última que comentas. Si la persona que tenemos delante está enamorada, lo tomará mal, lo digamos como lo digamos, y escuchar a bocajarro un "Que ya no te quiero" tal vez dificulte el desarrollo de la conversación posterior y la posibilidad de conservar una amistad. Supongo que cada caso es distinto y requiere su estrategia ;)

Un beso

mari dijo...

Eso es! Menos rodeos y más directo al grano. Olééééé ajajajaja

KATREyuk dijo...

jajajaja cierto, tópicos divertidos vistos desde lejos... que duelen cuando los vives, y más aún cuando te ves atrapado en su uso.
La vida... se abre paso.
Un abrazo

Publicar un comentario