A thousand words

¿Qué dirías si tan solo contaras con mil palabras? Las últimas mil que salieran de tu boca...

¿Cómo reaccionarías si tu vida estuviera ligada a un árbol... si por cada palabra que pronunciaras, una de sus hojas se cayera y a su vez, uno de los hilos que componen tu existencia se rompiera?

A menudo hablamos y creemos que, en verdad, las palabras se las lleva el viento.Pero eso no es cierto. Muchas de ellas llegan a nuestros oídos quebrantando nuestra paz, arañando el alma, castigando el corazón.

Decimos, contamos sin expresar ni comunicar nada. Y a su vez, no escuchamos.

Teniendo un número limitado de palabras nos aportaría una gran lección: pensar más lo que decimos y a quién se lo queremos decir. Nos valoraríamos y valorarían más pues sería un lujo regalarlas así como recibirlas. Llenaríamos de sentimiento cada conversación sin arrepentimientos y tendríamos más con menos.

Ya no habría falsos "te quiero". Todo sería más intenso y verdadero. Desarrollaríamos nuestro lenguaje corporal. ¿Nos daríamos más besos? ¿Haríamos más el amor? mmmm ;D. La meditación sería una práctica diaria permitiéndonos conocernos mejor a nosotros mismos...

Hagamos las conversaciones más pausadas; invirtamos el tiempo en contar hasta diez antes de hablar; pasemos más tiempo mirándonos; disfrutemos los silencios y, usemos la boca para algo más que divagar!!!

 

Os dejo con esta maravillosa película culpable del post de hoy. Es genial!!


Palabras de... una princesa*


3 comentarios:

Moona dijo...

A mí me ha picado el gusanillo por verla. Apuntada queda, Princesa :)

Moona dijo...

Acabo de verla. ¡Me encantó! :)

mari dijo...

No sabes cuanto me alegro Moona. Un besazoooo

Publicar un comentario